miércoles, 15 de abril de 2015

Hola a tod@s!

Os dejo el link de un video que nos han mandado el coordinador del proyecto de SVE "Alveare" que realiza la Fondazione Mondoaltro en Caritas Diocesana (Agrigento, Italia). En este proyecto está participando como voluntaria europea Mª Ángeles García, una de nuestras voluntarias de Murcia. Siempre es un gusto ver el trabajo que hacéis...

Aquí tenéis el link:
https://www.youtube.com/watch?v=78EvQSaRzp8

martes, 14 de abril de 2015

FALTA UN MES Y MEDIO, NO MÁS...


Falta un mes y medio, no más… El treintaiuno de Mayo se acabará mi experiencia de SVE.
No sabía bien qué escribir… muchas cosas han pasado en casi nueve meses. El tiempo parece haber volado rápido,  y eso es lo que pasa cuando vivimos intensamente, disfrutando de cada momento. Porque es así, es con esta actitud que tenemos que enfrentarnos a una aventura como el SVE y por lo general a la vida entera. Con esto no quiero decir que no hayan momentos difíciles, ojalá no hubieran!  Sin embargo enfrentándose a cada reto de la manera adecuada todo nos parecerá más sencillo, o menos imposible de superar, buscando soluciones en lugar de desesperarnos.
¿Por qué os estoy hablando de esto? Porque a pesar de que el SVE sea sólo un voluntariado, en realidad, lo que deja en tu vida es mucho más, es una nueva conciencia de ti mismo, es una trasformación a nivel personal y profesional, esta ultima depende, obviamente, de lo que cada uno haya elegido hacer durante su estancia (las famosas ocho competencias. ¿Os acordáis?).

¡Un repaso chicos!

1. Competencia en comunicación lingüística
2. Competencia matemática
3. Competencia en conocimiento e interacción con el mundo físico
4. Competencia digital
5. Competencia social y ciudadana
6. Competencia cultural y artística
7. Competencia para aprender a aprender
8. Competencia en autonomía e iniciativa personal
Yo os digo, más o meno, las mías ;) Números: 1,3,4,6,7,8

¡Vaya! Que las tengo casi todas jajajajajajajaja


Dicho esto, no sé qué más añadir, podría abrazaros y besaros a todos de forma virtual, pero esto lo voy a guardar para el post de Mayo, el último de verdad. Hoy, mejor quedarnos con nuestro mes de Abril, esperando que estos días llenos de nubes dejen espacio al sol, este sol que tanto deseamos y que nos permitirá disfrutar de esta primavera de 2015. ¡Os deseo a todos una vida rica de emociones y sabiduría, hasta el próximo post! Un abrazo!

                                                                                                
Francesco La Rocca

lunes, 13 de abril de 2015

13/04/2015

Cartas “voluntarias” desde Murcia

Estimado diario, 

¿Qué tal estás? Yo bien, ya casi acabando, en poco más de un mes esta fantástica experiencia llega a su fin. Una etapa de vida termina y otra está justo por empezar. A veces es como si todo ya hubiera acabado y mi mayor preocupación es igual a la de millones de personas: encontrar un trabajo. Ya no tengo la edad para imaginar que las cosas lluevan solas desde el cielo, sino que hay que moverse y hacer algo, transformar lo aprendido durante este tiempo en trabajo reconocido y sobretodo remunerado. El voluntariado quedará siempre una parte, paralela a las actividades de trabajo, que se desempeñará por voluntad propia, sin otros fines particulares que no sean lo de la solidaridad y el altruismo.

Una de las cosas que más he aprendido durante este periodo, es la capacidad de poner límites. De diferenciar lo que se identifica como voluntariado y lo que es verdadero trabajo, aunque no remunerado. Desde ahora en adelante tendré que promocionar mi labor, y saber cruzar el límite entre lo que se hace con el corazón y el altruismo, y aquello que se hace como labor, resultados de muchos años de estudios y de experiencias laborales. Porqué el problema es común a mí como a muchas otras personas. Se trata del hecho que se tiene que valorizar tu trabajo por lo que realmente es, y a ti mismo en relación con las personas por las cuales trabaja. Porqué, si ese valor se desestima, aunque solo por una vez, se creará una costumbre. El efecto directo será la creación de una regla (no escrita), que pondrá en frente a un reto aún más difícil, un obstáculo aún más grande, que nos dejará vulnerables, permitiendo a los demás de sacar provecho (económicamente hablando) de nuestro labor, y no permitiéndonos a nosotros mismo de evolucionar a nivel profesional.

Durante la edad media existían las que en francés se llaman las corvée: entendida como la prestación laboral gratuita en el derecho feudal. Hoy en día todo lo que no es voluntariado puro, es decir todas las actividades que no reflejan aspectos de tipos solidarios, altruistas y vocacionales, etc. Todas aquellas que no entran en este rango de aspectos, como las prácticas no remuneradas o bajo pagadas se pueden definir corvée. Hoy tanto difundidas por la falta de trabajo en el mundo occidental europeo, debido a las necesidades de formarse y seguir la vida profesional a través de un proceso de aprendizaje permanente. Mi consejo personal es no vivir de ilusiones y palabras de un roseo futuro, desmentido con el pasar del tiempo y el cambio de los escenarios en los cuales vivimos. Siempre tenemos que ser buenos, pero no tontos.


Ugo Pompa

Creatividad y Cárcel

¡Hola, hola!

Después de 7 meses de voluntariado ya tengo una rutina organizada: agricultura ecológica, refuerzo escolar, trabajo de oficina. Pero también he tenido nuevas actividades: las intervenciones en la cárcel de Sangonera empezaron y apoyé a Diego, formador de la asociación, en un curso titulado “Técnicas y dinámicas para la creatividad”.

Voy a empezar por el curso sobre creatividad. Empecé por coordinar el curso con la ayuda de Noemí (mi coordinadora de actividad) y luego, durante el tiempo del curso, mi papel era apoyar a Diego en la organización de materiales, hacer algunos ejemplos para presentar actividades y la mayor parte del tiempo sacar videos y fotos. De personalidad reservada, este rol detrás de la cámara estaba perfecto, podía observar lo que pasaba y escuchar lo que se decía. De esta manera aprendí muchas cosas. De manera breve el curso trataba de desarrollar la propia creatividad a través del proceso siguiente: tomar conciencia de los obstáculos personales a la creatividad, pensar en los propios bloqueos, permitirse lo que no nos permitimos, dejar fluir las ideas y pensamientos, y pasar a la fase concreta, al nivel practico. Este proceso se hizo a través de varios medios: la plástica, la música, el cuerpo, la interactuación con los demás… Observando lo que ocurría en el grupo y lo que se comentaba, aprendí muchas cosas de cada uno pero también sobre mi misma. Observé también a Diego como actuaba y aprendí muchísimo: su manera de manejar y de dirigir al grupo, de llevar atención a cada uno y al mismo tiempo al grupo entero, de preguntar y guiar a cada individuo, de incitar a pensar a nivel más personal sin esperar una respuesta particular… Me gustó mucho esta experiencia, me llevo cosas tanto personales como profesionales.

En lo que concierne a las actividades en la cárcel esperábamos desde noviembre los permisos para entrar. Queríamos hacer talleres sobre la violencia de genero pero como los permisos tardaron y nos quedan sólo dos meses de voluntariado, cambiamos de proyecto y planteamos otro: desarrollar la creatividad con el objetivo final de hacer un grafiti en una de las paredes de la cárcel. Antes de ir, estuve un poco estresada, nunca había ido a una cárcel, nunca me había relacionado con internos. Fui allí acompañada de dos de mis compañeros que ya habían trabajado en este ámbito. Perfecto. Empecemos por algunas dinámicas para conocernos, otras para ayudar a la creatividad con el objetivo que salieran ideas para el grafiti. Una vez adentro y en contacto con los internos me sentía cómoda, además, haber asistido a este curso sobre la creatividad me ayudó a encontrar una manera de actuar e ideas de dinámicas. Salí de allí con muchas preguntas en la cabeza: cómo ayudarlos a desconectar de la vida rutinaria de la cárcel, cómo adaptar las dinámicas a este tipo de grupo, cómo hacer para crear actividades que les gusten con los poquísimos medios y materiales con los que se puede trabajar dentro una cárcel… Actualmente esperamos encontrar un grafitero para llevar a cabo el proyecto, acabar lo que hemos empezado con ellos. Ahora que todos están motivados me gustaría compartir esta experiencia con ellos. Me parece que hacer un grafiti en el interior de la cárcel les da la ocasión de expresarse, les permite existir marcando su huella y que les da un cierto sentimiento de libertad. Tengo muchas ganas de compartir y acompañarlos hasta el fin de este proyecto.


Por cierto, estas dos experiencias fueron muy diferentes al nivel del objetivo, del grupo, de las condiciones…aunque tienen el punto común de tratar de creatividad. Fueron también muy diferentes para mí personalmente y la una como la otra muy rica.

Solène