jueves, 8 de enero de 2015

Ya estamos de vuelta, con la rutina, el trabajo, el despertarse temprano y acabar el día que ya es hora de ir a dormir. A veces sin el tiempo de echarse una siesta…que buen invento! Y lo bien que se estaba de vacaciones. Estos días tan frenéticos donde la palabra descanso es prohibida en el vocabulario. Estuve en Madrid, intentando no atragantarme comiendo las doce uvas, al sonar de las doce campanadas que dan comienzo a este nuevo y hermoso año. (Si os estoy escribiendo significa que estoy vivo, saliendo ileso de esta peligrosísima tradición española!).

La verdad es que si tenía ganas de volver a la oficina, desarrollar mis tareas, y sobretodo enfocar mis actividades en lo que más me gusta. Justo esta mañana estábamos recopilando y analizando todas las tareas desarrolladas desde septiembre hasta hoy. Aunque no parezcan tantas, al final hay mucha carne al fuego, algunas siguen en marcha, otras ya han encontrado su fin, y están aquellas que tienen solo ganas de empezar, lo más probable es que soy yo el que tiene ganas de que empiecen. De todas formas, lo que me ha sorprendido es que no obstante en alguna se hayan encontrado y centrado la atención en los puntos fuertes y en las debilidades, al fin hay un hilo conductor común que corre transversal entre todas las actividades: la Creatividad. Una palabra tan genérica que se puede adaptar a cualquier tipo de ámbito. Pero en mi caso, cuando hablo de creatividad me refiero a la innovación. Aquella generada por la investigación y el desarrollo en la creación y gestión de proyectos. Esta que ha sido mi área de estudios académicos, que durante este SVE se está transformando en mi área de trabajo. Pero que es la creatividad? Que significa ser creativo?

Ser creativo significa esperar, tener paciencia, constancia, una mente abierta capaz de ser flexible y adaptable a las diferentes circunstancias. La creatividad no llueve desde el cielo, es fruto de duro trabajo, de horas pasadas delante de pantallas digitales y de paginas, papeles… y a veces parece que lo único que tiene de concreto y tangible es el material del cual está hecha. La clave está en la capacidad de dejar fluir las cosas, de mirar las aguas en el río sin prisas y sobretodo sin miedo. Porqué a veces el río se puede engrosar y desbordar y se corre el peligro que te arrastre hacia un camino sin meta definida. O al contrario el río se puede quedar sin agua, dejando mostrar su lecho, sus tesoros escondidos, sus entrañas y sus oscuridades. A veces hay pepitas de oro, otras veces simples rocas. La cuestión es, que aunque se le de más valor a un objeto y menos a otro, lo importante es su verdadera utilidad en un determinado momento, siendo sí objeto del cambio, capaz de generar y crear esta innovación, fruto de la creatividad.


Además, creatividad significa respeto, empatía y acompañamiento. Siendo capaces de tener una actitud positiva que permita desarrollar el trabajo en grupo como a nivel individual. Un trabajo que sea efectivo y eficaz, que refleje las fundamentas de mi como persona profesional. Pero que significa el respeto en la creatividad? La capacidad de saber reconocer los limites personales, como lo de las otras personas y de las sociedades e instituciones donde desarrollamos nuestras tareas cotidianas. En mi caso particular la creatividad tiene que ser concreta, por esto cuando hablo de respeto me refiero al respeto de los límites, jugando con los bordes, atravesándolos cuando sea posible, atreviéndose a la creación de nuevos bordes, pero respetando siempre el trabajo hecho por las otras personas. Es difícil ser creativo, es difícil ser innovador. Son habilidades que van entrenadas, la única manera es seguir trabajando duro. Este es mi propósito para este 2015. Feliz año! Ugo Pompa

No hay comentarios:

Publicar un comentario