viernes, 28 de noviembre de 2014

 ¿POR QUÉ HACER UN EVS EN RUMANÍA?

Buna! Soy Elena, tengo 23 años y graduada en Ciencias Políticas y de la Administración. Soy voluntaria europea desde mayo en Craiova, Rumanía. Ya estoy en la recta final de mi EVS ya que mi proyecto acaba a finales de diciembre. Le he echado un vistazo a varios de los artículos de otros voluntarios y querría centrarme concretamente en las oportunidades que se presentan al hacer un EVS en Rumanía.
Algo del país. Nunca había estado en un país del Este y muchísimo menos me habría imaginado viviendo en uno de ellos. Por tanto, cuando tomé la decisión de irme a Rumanía lo hice con ganas pero a la vez con respeto; a pesar de que he sido Erasmus y he vivido durante más de un año en Francia. Es cierto que los países excomunistas son distintos a los occidentales, pero no creáis que lo digo como algo negativo. La mayoría de la gente a la que me he encontrado en Rumanía estos meses viajando en autoestop han demostrado una enorme generosidad, curiosidad por los extranjeros, por otras culturas y un sentimiento dividido entre amor y crítica a su país. Es cierto que Rumanía tiene problemas económicos (¿y quién no hoy en día?) pero eso no les impide disfrutar de los placeres de la vida mediterránea. Los españoles y rumanos somos mucho más parecidos de lo que creemos.
 El proyecto. Mi proyecto es sobre promoción de actividades deportivas, ecológicas y saludables. He aprendido la importancia de promocionar un proyecto vía distintas redes sociales y otros medios. He mejorado mi inglés escribiendo múltiples artículos para una revista perteneciente al proyecto, teambuildings y cómo hacer un pequeño training durante una hora sobre un tema en concreto, rellenar informes u organizar actividades deportivas...
Viajar. Rumanía se encuentra rodeada por 5 países fronterizos Moldavia, Ucrania, Hungría, Serbia y Bulgaria; además del Mar Negro. Esto significa que vas a poder conocer otros países fácilmente. Los trenes en Rumanía son muy lentos y los aviones caros. Por tanto, siendo voluntarios, descubriréis la divertida experiencia de viajar a dedo. Yo por ejemplo he ido a Serbia, Hungría, Bulgaria, Turquía y he recorrido toda Rumanía a través de esta original forma. Aunque al principio a algunos os de un poco de miedo (yo me negaba) encontraréis que es la mejor manera de viajar con más voluntarios, siempre diciendo la famosa "Suntem volontari, nu avem bani" - Somos voluntarios, no tenemos dinero. Rumanía tiene paísajes increíbles, como la famosa Transilvania. Respecto al alojamiento, en Rumanía hay miles de voluntarios por lo que es usual quedarte en casa de otros voluntarios o también puedes abrirte una cuenta en Couchsurfing y buscar alojamiento.
 Amigos. Es fácil hacer amigos rumanos. Suelen tener bastante planes, son muy activos y detallistas. Cuentan en general contigo y gracias a ello te será fácil conocer la verdadera vida que tienen los rumanos. Para mi es imprescindible en un país conocer cómo vive la población local. El rumano es una lengua latina por lo que para los españoles no es difícil comprender, aunque presente más problemas hablarlo. No se pueden olvidar a los voluntarios que te acompañarán durante tu EVS. Serán tu familia, sin exageraciones. Yo vivo en una ciudad y sé que los que viven en pueblos no suelen estar con muchos voluntarios, sin embargo los dos trainings que ofrece la Agencia Nacional en Rumanía te permite conocer a voluntarios de todo el país con los que no perderás el contacto porque esos días serán inolvidables.
Distintas culturas. Estoy orgullosa de haber convivido estos meses con voluntarios de Jordania, Alemania, Georgia e Italia. Hemos aprendido a adaptarnos, a entender más a los demás, a ser más pacientes... Ni que hablar de que volveréis soltando palabras y expresiones en otros idiomas y habiendo aprendido a cocinar distintos platos.
En resumen, para mi el EVS ha signifcado mejorar profesionalmente y viajar muchísimo. Vuelvo llena de experiencias increíbles y sobretodo, de amigos. Mi consejo es hacer un EVS en un país distinto al tuyo en el que puedas aportar múltiples aspectos personales constructivos y útiles para la comunidad en la que vayas a vivir.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Hola a Tod@s, os remito una "carta" que Juanjo, uno de nuestros voluntarios en Polonia, ha escrito y enviado para este nuestro-vuestro blog, y os añado también algunas fotos que nos ha mandado:

"La hora de partir

Relatare esta historia como la voy pensando, en una mente caótica como la mía (Dale al play y continua leyendo https://www.youtube.com/watch?v=DeyDjbVIb6c&list=WL&index=164

Ya son solo dos meses hasta el final de mi proyecto, ha sido un año donde…

Comienzo otra vez, buenas, me llamo Juanjo y soy voluntario en un pequeño pueblo en Polonia,  un pueblo al que odio tanto como quiero, Sepolno krajenskie. Todo lo que aquí vaya a escribir va a sonar demasiado melancólico incluso yo diría pasteloso.

“Es hora de comprar los tickets de vuelta Juanjo” “ Se ha pasado tan rápido, parece hace unos segundos cuando fui a recogeros a la estación de tren y llevabas tanto abrigo que pensé, este chaval se va a morir de frio”, me decía hace unos días mi coordinador; hasta ese momento no veía el final de mi proyecto, ahora está claro, todo se acaba, es el final de una gran experiencia en mi vida donde hice cosas que creí nunca haría: cantar en polaco en el karaoke del pueblo, enseñar a alguien a nadar, estar a -25 grados, correr detrás de muchos autobuses,  hacer patinaje en un lago helado, comenzar a pensar que nadie debe juzgar a nadie porque nadie más que esa misma persona sabe lo que su vida conlleva, tratar de enseñar salsa a alguien, aprender a jugar al pingpong, aprender polaco (que apenas es complicado), aprender a hacer cerámica, tortilla de patatas para 35 personas, viajar en bus y tren durante un día entero  . Ha sido un proceso que he compartido con fantásticas personas mis dos compañeras de piso Antonina (Ucrania) y Caterina (Italia) y demás voluntarios Ethem (Turquia), Ani (Armenia) y la inusual Zina (Moldavia.

El camino del voluntario no es fácil, nadie dijo que fuese a serlo, en muchos momentos se piensa, ¿Qué hago aquí? ¿Esto tiene un porque? Pero todas estas preguntas se desvanecen cuando compartes con la gente que te rodea ves que no estás solo, que hay más como tú y que siempre te puede apoyar en alguien que puede entenderte.


Si crees que no eres lo suficientemente grande o importante para crear un cambio, prueba a dormir con una mosca en la habitación. Eso pienso tras estos 10 meses de voluntariado, todo el mundo puede crear el cambio, ¡Somos voluntarios y un voluntario lo puede todo!"



miércoles, 5 de noviembre de 2014

Haciendo hueco...

Hola! 
Mi nombre es Leonor, “ Leo y Escribo” para los amig@s.
En horas comenzaré mi SvE en Białystok (Polonia), lugar que me acogerá durante nueve meses.

En este momento las emociones son muchas, agradecimiento a mi familia, mis amig@s, nervios y expectación por el CAMBIO. Si tuviese que expresarlo con un sonido sería;
aaaaaaaaaaaaaaah!”

Ahora me estoy dando cuenta que la experiencia de voluntariado no comienza cuando pones un pie en el país de destino, sino que, empieza con la primera vez que lees el Proyecto, y sin saber por qué ( dejándote llevar por una corazonada) copias y pegas la dirección de email, adjuntas los archivos y le das a ENVIAR... en esta simple sucesión de acciones estamos eligiendo la forma en la que queremos vivir la vida. Estamos enviando nuestros miedos bien lejos, dejando hueco para nuevas emociones más acordes con quienes somos.

Cuando les he dado la noticia a personas cercanas, casi todas me han dicho:

a) “Qué frío!!” ( me digo a mi misma que -20º no es nada, a quien pretendo engañar?)

b) “Qué valiente” ( no lo creo, es una experiencia más)

Pero llegados a este punto voy a considerarme valiente, y no únicamente por irme a "pasar frío”, es porque tengo la certeza de que mi mundo cambiará al cambiar mi forma de estar en él. No solo me estoy despidiendo de mi gente, de mi gata, de mi casa... me estoy despidiendo de mí!!

Las PREGUNTAS llaman a la puerta y yo he optado por dejarlas pasar e invitarlas a sentarse, como me gusta mucho el té les he preparado uno de valeriana a cada una...quizás tengan que esperar nueve meses para obtener sus respuestas.

Sin duda este es un proceso personal, pero decir que en estos primeros PASOS me he sentido acompaña y cuidada por personas “desconocidas” ,que en algunos casos, aun no he visto. GRACIAS.